Mayo

Este es el último mes de mi embarazo y el mes en el que al fin te podremos conocer. Desde la primera cita con mi doctor me enseñaste tantas cosas. Esa primera cita nos dimos cuenta que eras un bebé “sunrise” o para entenderlo mejor, “twinless twin.” El doctor se emocionó tanto preguntándome si en la familia existían gemelos, pero solo tú habías logrado vivir y seguir creciendo. Pareciera que solo fue una vaga memoria porque cada vez que volvimos a ver un ultrasonido eras sólo tú. Y aunque la idea de dos parecía tan loca no podía dejar de pensar en el ‘que hubiera’. Pero más que nada en el que tú lograste vivir. En medio de una temporada que pareciera muerta (espiritualmente hablando) llegaste con todas las fuerzas y ganas de vivir. Dios hablándome que por más que a mis ojos físicos las cosas se vieran secas, Él había hablado vida y la seguía formando cada día en estos últimos meses a pesar de lo que ocurría afuera.

Decir que estos meses han sido fáciles sería una mentira. Hay dolor cuando una persona te decepciona, pero realmente te rompen el corazón cuando se trata de personas que representan lo contrario. Y tener que sobrellevar ese tipo de decepción es una cosa, pero tener que sobrellevarla porque llevas un ser vivo en tu vientre y eres completamente responsable de esa personita y todo lo que sientes siente, es otra totalmente diferente. Y los más frustrante podría decir que es el hecho que no tenemos un plan concreto y todo averiguado antes de que llegue nuestro bebé. Esta temporada sigue siendo un misterio y no sabemos que dirección va a tomar. Pero esta vez no nos toma desprevenidos. Han habido decepciones pasadas en las que hubiera querido ser mas fuerte, ser ayuda idónea para mi esposo, no quejarme tanto, y esta vez ha sido la oportunidad de sacar esas cualidades. Y aunque este tipo de cosas no se disfrutan vivir y no las deseo jamás, han sido la mejor escuela y han madurado tantas cosas dentro de mí en una magnitud que ninguna otra cosa lo hubiera logrado. Han formado un corazón sensible y empático y han creado un anhelo por demostrar el amor de Dios en cualquier circunstancia y a pesar de que no tenemos ni somos absolutamente nada. Dios ha sido bueno en TODAS las temporadas de mi vida, y nunca sé como es que salimos de cada temporada difícil pero sí que siempre salimos. Nos rodea de personas tan especiales con un amor por nuestra familia que pareciera de sangre. Y gracias al amor y amistad de esas personas nos recuerdan que no estamos solos, y que a pesar de que somos imperfectos y nos cuestionamos si somos culpables de muchas cosas, ellos nos siguen amando sin condición. Alivianan nuestras cargas porque nos ayudan a sostenerla. Y ese es el verdadero amor, aquel que da la vida por sus amigos.

Por ahora estamos viviendo cada día tratando de ser las mejores personas que podemos ser. Y aunque el futuro a veces nos da miedo, nos aferramos a creer en el Dios que ha estado con nosotros en cada momento y tratamos de no desperdiciar cada día que nos da. Y no puedo esperar a sostener a mi bebé en mis brazos y comenzar una nueva aventura como familia de 5. Estoy emocionada por todo lo nuevo que viviremos y las memorias que vamos a crear como familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s