“World’s okayest mom”


Saliendo de una tienda me encantó una calcamonia pegada en una camioneta que decía “world’s okayest mom.” La calcamonia mas sincera que he visto en mi vida. Si soy sincera quisiera decir que soy la mejor mamá del mundo, pero lamentablemente no lo soy. A veces no conozco la paciencia, o no demuestro el suficiente afecto hacia mis hijos y luego me siento culpable. A veces, como hoy, tu hijo de tres años se tragó un anillo de plástico, y tuviste que llevarlo a sacar una radiografía sabiendo que el doctor estaría juzgandote internamente seguramente por haber permitido que tu hijo de tan solo tres años de edad se haya tragado un anillo. Y no es la primera vez que accidentes que son totalmente prevenibles suceden en mi hogar. Y que tan difícil es sentirte una buena mamá cuando pasan estas cosas. En el camino al doctor venía cuestionando mis abilidades como madre, que quizá era la peor, que como podía ser posible que permitiera que esto pasara en mi casa, que tal vez no tenía la capacidad para ser una buena madre, porque quien en su grandiosa vida de madre ha dejado que su hijo se trague algo, o se caiga de la cama, o ese tipo de cosas, ¿verdad?

Y como me habló esto a mi vida como hija de Dios. Muchas de nosotras nos vemos así. Juzgamos tanto nuestros errores que dejamos que definan nuestra vida. Cometemos errores que son prevenibles y pensamos que porque los cometimos ya no somos dignas de disfrutar de una vida con Dios, con sus promesas, con sus bendiciones. Pensamos que por que nuestro caminar con Dios ha sido inconstante el resto de esta carrera será definida por esa inconstancia. Encerramos todo nuestro entorno de hijas de Dios en los errores que hemos cometido y muchas veces eso nos ha detenido ha seguir al siguiente paso o comprometernos más con Dios. Pero jamás vuelvas a culparte de esa manera.  Esta carrera es por el resto de nuestras vidas, el camino no será fácil siempre pero debemos seguir, siempre hacia la meta. Voy a cometer errores como mamá así como hija de Dios porque soy humana y no perfecta, pero no voy a permitir que esos errores me detengan de ser la mejor mamá que puedo ser para mis hijos. Voy a aprender de mis errores y voy a seguir adelante. Lo mejor de todo esto es que no estamos solas, está Dios con nosotros siempre animándonos y motivándonos a seguir.  Siempre el primero en decirnos que “si podemos y Yo creo en tí,” y mas importante no nos define por nuestros errores, Él los perdona y olvida cada uno de ellos. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s