Un mini devocional

  

  Me gustaba pasar mi devocional de una manera muy particular.  Mucho silencio, música de alabanza de fondo, y escribiendo lo que sentía y/o escuchaba. Desde que nació mi primer hijo mi devocional no era tan constante y mucho menos con el ambiente que me gustaba tener. Así que decidí mejor convertir mi devocional en nuestro devocional. 

Cada mañana cuando es hora de nuestro devocional, ponemos alguna de nuestra música favorita cristiana.  A los niños les encanta ver y escuchar los videos de los grupos cantando y saltando y siempre se unen con sus instrumentos a tocar con ellos. Ya para cuando empiezo a poner música mas lenta y más de adoración, ya han sacado mucha de su energía y se quedan un poco más tranquilos.  Ahí es cuando normalmente empiezo a orar o a veces leer.  A veces los devocionales son cortos y a veces son mas largos. A veces los tenemos todos los días de la semana y a veces quizá solo dos días.

Y ha sido una experiencia tan bonita hacer estos devocionales con ellos porque les estás inculcando un hábito tan bueno que van a utilizar el resto de sus vidas.  Es tan bello ver como tu hijo de dos años levanta sus brazos al escuchar esa canción de alabanza que siempre te hace llorar. Y es que no hay duda que fuimos creados por Dios y nuestro ser necesita de Él.  Es tan importante tener esa comunión con Dios y estar pendientes a la voz de Dios.  Bien hemos escuchado que Dios nos habla constantemente pero nosotros debemos aprender a escuchar.  Aunque parezca que son tan pequeñitos y no tienen la noción de lo que está pasando en realidad no menospreciemos el impacto que esto hace en ellos. Recuerdo que mi pastora una vez nos dijo esto y el libro de Raising your kids to love the Lord lo recalca el día de hoy, “Mamás, ustedes son las que ponen la atmósfera en el hogar. Su casa debe ser el campo de entrenamiento donde las lecciones espirituales son enseñadas y reforzadas. Ustedes son las que pueden crear una atmósfera de aceptación, un lugar de paz, y un ambiente de gracia y gozo.” 

Nunca es demasiado temprano para enseñarles a nuestros hijos acerca de Dios, y mucho menos enseñarles hábitos que edifican sus vidas.  Que ellos puedan aprender lo que es la paz porque sobreabunda en el hogar, lo que es la oración porque lo práctican en casa, y lo que es tener una comunión con Dios porque sus madres se lo han inculcado desde que tienen memoria. 

Anuncios

Un comentario en “Un mini devocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s