En momentos de crisis, ¿que están aprendiendo mis hijos de mí?

¿No te ha pasado que a veces suceden cosas en tu vida que sientes que son tan duras e injustas, asi que quieres tirarte al piso y hacer un berrinche gritando ¡por que! o quieres tirarte a tu cama y llorar diciendo que injusta es la vida? A mi sí, y luego me doy cuenta que tengo dos criaturas viendo cada movimiento que hago y escuchando cada cosa que digo. 

Hace un año vivimos una temporada de las mas difíciles de mi vida. Leo estaba por cumplir un año y Alessandra por nacer. Fue un momento de tanta duda e inseguridad para nuestra familia, y gracias a Dios estamos saliendo de esa temporada, pero ninguna temporada es en vano. Dios usa cada momento en nuestras vidas para fortalecernos o para revelarse a nosotros de una manera mas íntima. O sino pregúntale a Pablo que dijo esto en Romanos 8:28. 
 
A veces no vamos a entender el propósito de por que suceden ciertas cosas en nuestra vida y yo me encuentro así en este momento, pero sí hay una pregunta que me quedó muy clara. En los momentos de incertidumbre, ¿que están viendo mis hijos en mi? ¿Estan viendo una mamá que es débil, y que en vez de correr a Dios empieza a dudar si realmente las experiencias sobrenaturales vividas fueron Dios? ¿Realmente estoy reflejando lo que el poder de Dios puede hacer hasta en las situaciones mas difíciles?
Podemos decir que cada vez es mas difícil creer en alguien supremo que te ama y quiere bendecirte, cuando el mundo parece estarse haciendo pedazos y dividiendose por tanto odio. ¿Entonces como les demuestro a mis hijos que Dios nos mantiene en su mano y nos cuida en momentos de crisis y mas que nada, que es mas real que nunca?  
Asi, “instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Prov. 22:6 
Tan sencillo ¿no? Lo escuchas toda la vida que es de esos versículos que te memorizaste. Pero entonces busqué la definición de instruir y dice esto, “comunicar conocimiento, HABILIDADES, ideas o EXPERIENCIAS a una persona que no las tiene con la intención de que las aprenda.” 
No solo es contar las experiencias una y otra vez como cuando tratas de memorizarte un poema para que tus hijos lo aprendan, pero es enseñarles con nuestros actos también. Jamás podría enseñarles yo a mis hijos como creer en un Dios proveedor si nunca he necesitado provisión. Jamás voy a poder enseñarles a mis hijos lo que es la fe si no creo en “la certeza de lo que no se ve.” ¿Como espero que mis hijos crezcan firmes en los principios de Dios si ni mi hogar lleva la bandera de Dios? 
En estos tiempos donde existe tanta incredulidad, es tan necesario un sentir de Dios sobrenatural, genuino y tangible pero a veces ni nosotras creemos tener este tipo de experiencias con Dios. 
Hace varios años cuando me aleje de los caminos de Dios por un tiempo, recuerdo tan clara y vivamente los momentos difíciles al lado de mi mamá pero la firmeza que tenía ella en Dios para enfrentarlos. Para hacerte la historia corta mi mamá ha pasado por la muerte de sus dos padres, la enfermedad de vitiligo(fue sanada), un divorcio, una depresión por perder un sobrino y esos son los mas fuertes. Pero ver como nunca culpó a Dios en estos momentos sino al contrario, oraba con mas fervor y le agradecía por las cosas que no le faltaba, me hacía admirarla y de una manera conocer que Dios era realmente un ser bueno que ha pesar de todo había estado con ella en cada momento. Y no fue necesario que me lo dijera con sus palabras, pero verlo puesto en actos me dio el entendimiento que necesitaba. Me hizo entender con claridad que cuando no sabes que hacer, te arrodillas y oras. Y veer como no existía ninguna duda de Dios en ella, me hacia pensar que tenía que existir ese Dios a quien ella oraba.  Y me complazo en estas temporadas porque son enseñanzas y aprendizajes que podré enseñar e instruir en mis hijos porque ya lo viví! Y no habrá duda que son reales. Mis hijos sabrán lo real que es Dios en nuestra familia porque lo vivímos. Porque las palabras escritas en su palabra se hacen vida en nuestro hogar.  
La definición de instruir también decía “comunicar habilidades.” Nosotros tenemos herramientas poderosas listas para ser usadas en momentos asi. Tenemos el espíritu santo quien nos guía quien nos puede ayudar a discernir. Tenemos la biblia que es “útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia.” 2 Tim. 3:16. Y tenemos la autoridad que Dios nos ha dado como padres. Si usamos esto en nuestro diario vivir, será tan común y normal para nuestros hijos que cuando ellos se encuentran en una situación difícil, recurrirán a estas herramientas, ¿porque? porque ya son parte de nuestra enseñanza hacia ellos y ya han aprendido esta habilidad de nosotros.  
Asi que si llega otra situación difícil, quiero estar segura que mis hijos están aprendiendo de mí y estan viendo en mí una mamá que corre a los brazos de Dios y confía plenamente en El. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s