La importancia de la constancia en la disciplina

 Ser mamá implica muchísimas cosas, y creo que una de las mas importantes es la disciplina.  No te puedo decir a que edad exáctamente debe empezar la disciplina porque creo que cada niño es diferente y su entendimiento se desarolla diferente a otros niños de su misma edad.  Si creo que debe empezar temprano porque no puedo entender como un niño de 5 años puede aventar patadas a su mamá o hacerle un berrinche de esos que te dan ganas de tomar el control tú.

Pero no voy a enfocarme en que edad debe empezar la disciplina, sino la importancia de ser constantes al disciplinar.

Los niños pequeños constantemente tratan de probar sus límites.  Constantemente están viendo que pueden hacer o hasta donde pueden llegar sin que sean corregidos.  Son mas inteligentes de lo que a veces pensamos y si un día estamos cansadas y con tal de descansar dejamos que hagan algo que normalmente no les es permitido, ellos se darán cuenta de que cada vez que estamos cansadas podrán salirse con la suya.  También es muy común ver esto en niños de padres separados o divorciados.  Nos culpamos por la situación que están pasando nuestros hijos asi que pensamos que darles un poco mas de libertad y no ser tan firmes en nuestros límites los hará sentir mejor.  Pero es importante que ellos  también entiendan que lo que no les es permitido un día, tampoco les será permitido cuando estemos cansadas o cuando la familia está pasando por un momento fuerte.  Es importante establecer esta constancia porque les ayudará a ser niños obedientes.  Les ayudará a obedecer cuando se les pide ser obedientes y no van a renegar porque es algo que ya es parte de su entendimiento.

En el libro Raising your kids to love the Lord (altamente recomendado), Dave Stone narra una pequeña historia en la que su hijo se encuentra en medio de una calle y su padre se da cuenta que viene un auto a alta velocidad, entonces le grita que se salga de la calle y el hijo inmediatamente obedece.  Nos explica como al ser obedientes en tareas tan sencillas en momentos tan importantes como la historia de Dave Stone, nos puede hasta salvar la vida.  También sigue hablando de como Dios espera que nosotros seamos obedientes cuando el no lo pide.  No a la segunda, ni a la tercera, pero a la primera. Y esa es una razón por la que a mi tampoco me gusta contar cuando es hora de que mis hijos hagan caso.  Quiero que entiendan que se obedece cuando se les pide.  Claro que hay días en que mi hijo Leo obedece, pero el siguiente día es como si no hubiera entendido nada del día de ayer.  Y no quiere decir que no ha aprendido nada, simplemente es parte de su entender y su crecer y asi será por el resto de su vida.  Voy a ser la persona encargada, junto a su padre, de ser constante en su disciplinar para que cuando llegue el momento en que debe vivir su vida ya por si mismo(que dicen que sucede en un abrir y cerrar de ojos), estará listo y realmente podré decir que hice todo lo que pude.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s